martes, 16 de diciembre de 2014

Crónica del 7 al 16 de diciembre de 2014



México D.F. a 16 de diciembre de 2014
Escrito por Carlos Vidali Rebolledo Twitter @cvidali


Sirva el presente hipertexto para hacer del conocimiento público que se está vulnerando y poniendo en riesgo por un lado el acervo cartográfico más importante de América Latina, la Mapoteca Manuel Orozco y Berra (MMOyB) que resguarda más de 150 mil documentos (http://w2.siap.sagarpa.gob.mx) dependiente del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, órgano desconcentrado dela Sagarpa (sito Av. Benjamín Franklin 146 Col. Escandón, México DF), así como el recinto que ocupa dentro del edificio del ExArzobispado de Tacubaya (sito Av. Observatorio 192, Col. Observario, México D.F.).
Relataré los hechos irregulares acaecidos desde el mes de febrero del presente hasta el día de hoy.
Tras casi quince años de laborar en la MMOyB, como jefe y responsable de la MMOyB, en el mes de febrero se presentaron en el recinto de la MMOyB la Lic. Patricia Ornelas Ruíz, Directora en Jefe del SIAP  (Twitter @PattyORuizpatricia.ornelas@siap.gob.mx ) su Secretaria Particular, María Fernanda Álvares (cargo que no existe en el Directorio Vigente del SIAP), el Director de Diseminación del SIAP C. Ramón Josafat Sifri Cortes  y el C. Juan Carlos Álvarez Andrade. La C. Patricia Ornelas me giró a mí mismo, C.Carlos Vidali Rebolledo, Jefe del Departamento de la Mapoteca Manuel Orozco y Berra, reportar desde ese momento en adelante al C. Juan Carlos Álvarez, siendo que yo reportaba, fuera de reglamento por cierto, al C. Sifri, pues por un lado el organigrama del SIAP indica que el Jefe del Departamento de la Mapoteca debe reportar a la Dirección de Eficiencia Administrativa, y el Reglamento Interior del SIAP indica en su Sección V que la MMOyB debe reportar a la Dirección de Diseminación, lo cual yo había estado haciendo desde el mes de noviembre de 2013, en que el SIAP pasó de la Administración del Sociólogo Pedro Díaz de la Vega a la de la C. Ornelas Ruíz. El C. Juan Carlos Álvarez fue contratado como Agente Técnico y tenía nulos conocimientos sobre archivística, cartografía, restauración de papel, historia, geografía, archivonomía, biblioteconomía y demás competencias que se requieren en un repositorio como la MMOyB, además no tenía claras sus responsabilidades administrativas, por lo cual su liderazgo era errático, torpe y sin conocimiento, lo caual entorpecía el trabajo en la MMOyB. Se me fue relevando de mis responsabilidades cada vez más. En el segundo tercio del año, se llevó a cabo en en el recinto una primera remodelación  supervisión por parte de la empresa FONATUR, sin pedir el permiso correspondiente a la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH, según la  LEY FEDERAL SOBRE MONUMENTOS Y ZONAS ARQUEOLÓGICOS.  Aproximadamente, el día 12 de junio se presentó un inspector de dicha Coordinación en el interior de la MMOyB, y detuvo la obra: en particular la sustitución de ventanas, por ser dicha obra violatoria de la ley. Sin embargo no se levantó acta ni se impusieron sellos sobre la misma, por lo que tiempo después, y tras romper los cables que proporcionaban el enlace de Internet y telefonía del SIAP con la MMOyB, se continúo la obra.
En el mes de noviembre, se presentó la C. Ornelas en el recinto de la MMOyB, y ordenó una segunda remodelación, esta vez más ambiciosa: lijar las vigas de techo, cambiar el aplanado de paredes, transformar el sistema anti incendio, sustituir el cableado externo por cableado subterráneo, cambiar el piso de loseta vinílica por mármol, barnizar las vitrinas, etc. Igualmente dicha "remodelación" no fue autorizada por el INAH y no se me permitió opinar sobre el manejo que se debía tener con los mapas e instrumentos de medición y observación del acervo para que estos no fueran dañados y fueran correctamente resguardados durante los trabajos, esto con actitudes prepotentes y groseras, en especial por parte de la C. Ornelas y el Ing. Fernado a cargo de la "remodelación". Se estableció en una reunión con todos los involucrados que no había plan ni proyecto para la "remodelación". Como no podía trabajarse debido a la "remodelación" con la computadora, impresora, etc. el día 12 de noviembre la C. Sujey Díaz Amézquita, a la cual se me ordenó reportar en ese mes, me requirió en las oficinas centrales del SIAP con el pretexto de elaborar un plan de trabajo. Tras terminar dicho plan, lo envié a la C. Sujey Díaz, la cual no me hizo ningún comentario al respecto antes de mis vacaciones del primer periodo, las cuales tomé según autorización del Oficial Mayor de Sagarpa, Marcos Bucio Mújica mediante oficio, del 22 al 30 de noviembre, era mi última oportunidad, pues el oficio del C. Oficial Mayor prohibía tomarlas en el mes de diciembre. Cabe mencionar que la C. Sujey Díaz, interrumpió mis vacaciones  solicitándome un resumen ejecutivo del plan de trabajo antes mencionado, que constaba de 38 páginas.
Cuando hube regresado de las vacaciones, el 1o de diciembre del presente, asistí a la MMOyB para darme cuenta que los instrumentos y mapas no habían sido correctamente resguardados (ver fotos), sin embargo no reporté esta situación, pues no tenía permiso de mi superior inmediata, ni del responsable de la obra el C. Jorge Aarón González González, quien firmaba las bitácoras (ver bitácoras) de la misma, y que había llegado a trabajar a la MMOyB en el mes de septiembre y a quien se hizo reportara el C. Andrade. Desconozco el cargo oficial de este señor. El día miércoles 3 de diciembre solicité permiso al C. González para asistir a la MMOyB el día 4 de diciembre con el fin de observar los trabajos de remodelación y resguardo del acervo. Me percaté que ciertos instrumentos y mapas habían sido mejor resguardados que el día 1o, aunque no de forma correcta y completa, y mediante correo electrónico reporté esta situación.
A las 16 hrs. se presentó la C. Díaz en el patio del edificio del ExArzobispado, sin entrar al recinto de la MMOyB, e inspeccionado un espacio que había prestado el IPGH, adjunto, que según me había comentado el C. Álvarez serviría para guardar los materiales utilizados, barniz, pintura, etc. y sin embargo se utilizó para sacar parte del acervo documental, lo cual no se me informó, y según los protocolos hasta entonces respetados en la MMOyB, los documentos debían salir sólo previa acta y dictaminación. Tuve algunos roces con el Ing. Fernando, ya que por ejemplo no se habían eliminado unos muros de tablarroca que habían servido para el acomodo anterior del sistema anti incendio, y se habían encimado los zapatos de los trabajadores sobre un mapa histórico (ver mapa COPIA DEL PLANO DE TEOZACUALCO MANDADA AL REY FELIPE 2DO POR EL CORREGIDOR HERNANDO DE CERVANTES EN 1580, copia de Orozco y Berra que sirvió a Antonio Caso para descifrar y demostrar la historicidad de los códices mixtecos). 
Tras examinar el espacio la C. Díaz solicitó que el C. Álvarez, el C. González y yo nos alejáramos un poco de los demás compañeros. Me preguntó que porqué había asistido a la MMOyB sin su autorización, y le dije que yo le había reportado mediante correo electrónico y recado a su secretaria, que asistiría, ya que me había invitado a el C. González, a lo cual replicó "¿Quién es Aarón? y ¡Tú no eres el jefe no tienes ninguna autoridad! ¡El acervo está resguardado por el SIAP y no por tí!" (claro por el SIAP a través de la jefatura de departamento que yo recibí en el año 2000 (ver acta)  y finalmente cuando le pregunté qué haría yo en el SIAP me dijo que "Nada, lo mismo que haces aquí, nada!" me dijo que yo no tenía que reportar ni al C. Álvarez ni al C. González, y que era ella y sólo ella, mi superior inmediato. Me ordenó reportarme al día siguiente en las oficinas del SIAP, lo cual hice según sus indicaciones. 
El día viernes 5 de diciembre, asistió buscándome un usuario el Ing. xxx, el cual me informó que los documentos e instrumentos estaban mal resguardados, escribí más tarde un correo a la C. Díaz en el cual proponía medidas y materiales para el correcto resguardo (ver correo).
El domingo 7 de diciembre asistí a la MMOyB so pretexto de recoger mi cargador que había olvidado el día 4, y me percaté, ya con menos trabajadores en el recinto, de las pésimas condiciones de resguardo y que había salido una importante cantidad de mapas de la colección Orozco y Berra, que se estaba utilizando un barniz que dañaba los mapas y que había montañas de aserrín de las vigas lijadas del techo (ver fotos). 
Reporté esta situación a la C. Díaz y a la C. Ornelas, las cuales hicieron caso omiso de mi correo. (ver correo)
El lunes 8 me reporté en el Palacio de Minería, donde se llevaría a cabo la presentación de los Atlas 2014 del SIAP, estuvo presente en este evento el Secretario de Sagarpa, C. Enrique Martínez y Martínez (Twitter @Enrique_MtzyMtz). Tras finalizar el evento, la C. Ornelas acompañó al C. Secretario a abordar su camioneta y en ese momento la saludé y le dije que tenía que hablar con ella, a lo cual respondió "dame un segundo", al regresar la C. Ornelas al recinto, traté de hablar con ella, pero aceleró el paso y me ignoró, escabulléndoseme. Yo la esperé fuera del salón en el que se había escondido, y posteriormente la C. Díaz me obligó a abandonar el recinto. Cabe mencionar que se había transportado al Palacio una gran cantidad de atlas, que se repartirían entre los asistentes, los cuales finalmente no fueron repartidos y los compañeros yo tuvimos que cargarlos de vuelta a las camionetas que regresaban al SIAP.
Llegando al SIAP pedí a la secretaria de la C. Ornelas una cita con ella, la cual no se me concedió, y reporté las irregularidades detectadas al OIC (ver). En lugar de concederme dicha cita la C. Ornelas, la C. Díaz me indicó que entrara a su oficina junto con el C. Eduardo Hernández Navarrete Titular de la Unidad Jurídica del SIAP, el cual me dijo que habiéndose presentado problemas de insubordinación por mi parte, y no habiendo yo checado mi entrada hacía 6 días, se me solicitaba firmar mi carta de renuncia, a lo cual me negué. Se me dijo que a partir del día siguiente no podría checar ni entrar a las oficinas del SIAP, ni reportarme en el recinto de la MMOyB. Esta prohibición es una argucia legal: no se permite al trabajador checar en tres días, y posteriormente se levanta un acta indicando que el trabajador no asistió a su centro de trabajo y que por lo tanto se pierde la confianza en él y se le despide. Cabe mencionar que esta argucia se ha aplicado en el SIAP durante la presente administración para despedir por lo menos a la C. María Elena Juárez Cárdenas, Subdirectora de Atención a Usuarios, y al C. Artemio Hernández Subdirector de Sistemas de Información para la Integración de la Estadística Básica. Cuando esto sucede y el trabajador se inconforma, es decir, no firma su renuncia, se inicia un juicio que puede durar hasta siete años, y que la mayoría de las veces gana el trabajador, pero su plaza se congela. Es de suponer que la Dirección tiene la intención de apropiarse de los salarios del trabajador y que solicita agentes técnicos por necesidad de personal para llevar a cabo los trabajos que él personal de confianza y Servicio Profesional de Carrera realizaba. Se ha sabido de Directores que solicitaban una parte de su sueldo a los agentes técnicos, favores sexuales y demás corruptelas. Además, la Dirección puede disponer de los salarios del trabajador durante la gran cantidad de años que no le paga, dejando a futuras Direcciones la responsabilidad de pagar los salarios caídos, aguinaldos, etc.
Acudí de inmediato a un café Internet para reportar mediante correo electrónico las irregularidades cometidas al C. Secretarío de Sagarpa y a su Oficial Mayor, Marcos Bucio Mújica, quienes hicieron caso omiso de los correos(ver)
El día 9 de diciembre, me reporté en el SIAP y se me negó la entrada, acudí a asesorarme a la Procuraduría de los Trabajadores del Estado   . También escribí una carta a la Dirección del AGN, al Coordinador de Monumentos históricos, y a varios funcionarios más de alto nivel. (ver carta)
Decidí acudir al Órgno Interno de Contro (OIC), creyendo que éste se encontraba en el edificio que ocupa la Sagarpa (sito Av. Municipio Libre 377), sin embargo el OIC se encuentra en otras oficinas de Sagarpa en lo que fuera la glorieta de Chilpancingo.
Estando allí, en Municipio Libre, decidí tratar de hablar con el C. Oficial Mayor, el cual designó a su Secretario Particular, Jesús Alfonso Ibarra Ramos para atenderme, éste grosera y prepontentemente me hizo saber que se había comunicado con la Lic. Díaz y que podría entrevistarme con ella, como si esto fuera un gran favor de su parte. Después de esta entrevista dejó de funcionar mi correo institucional, a través del cual yo había enviado los comunicados anteriormente mencionadas. Me entrevisté con la C. Díaz al día siguiente, jueves 10 de diciembre y asistir al OIC, donde me informaron que se daría respuesta a mi queja administrativa (ver),  pero no a la que había escrito sobre mi situación laboral. También asistí a mi examen final del Diplomado en Curaduría y Museografía impartido en el Instituto Cultural Helénico por el C. Héctor Palhares, curador del Museo Soumaya. Cabe mencionar que tanto el C. González, como el C. Álvarez asistieron a este curso y no presentaron el examen final. Igualmente entregué en las oficinas del INAH la carta misma que había enviado al CONACULTA, Coordinación de Monumentos históricos, etc. de la cual tengo el acuse de recibido. (ver)
El jueves 11 de diciembre, me reporté en las oficinas del SIAP, y se me permitió la entrada engañándoseme diciendo que podría checar, sin embargo extrañamente el sistema no funcionó. La C. Díaz me propuso reintegrarme al SIAP, pero no en la MMOyB, sino en un puesto administrativo y dándome vacaciones a partir de ese día y hasta el regreso de las vacaciones en enero próximo, le dije a la C. Díaz que no era un interlocutor válido para mi problema (el correcto resguardo) y me dirigí a la MMOyB para verificar las condiciones del acervo que seguían siendo precarias,  se me pidió abandonarla llamando a la guardia por instrucción de la C. Díaz, lo cual hice para dirigirme a la oficina del Secretario Particular del Oficial Mayor, C. Ibarra, en el camino me detuve en el SIAP por petición de mis compañeras de trabajo, pues estaban preocupadas porque se estaba haciendo un respaldo de mi computadora, la C. Diaz me indicó que era un trabajo rutinario y trató de amedrentarme diciéndome "no tienes documentos personales en tu computadora, porque sabrás que está prohibido", le dije que me dirigiría a las oficinas del C. Ramos y le pedí permiso, el cual me negó, me insubordiné y me fui sin su permiso. Al llegar al edificio de Sagarpa, pedí hablar con él C. Ramos, tras lo cual me indicó la recepcionista que el C. Ibarra no se encontraba en el edificio. Preocupado por la situación irregular de la obra en el recinto y por el acervo, pedí entrevistarme con el Secretario en Persona, o con quien él designara, una secretaria llamada Tamara, bajó a verme, preguntó mi teléfono y el motivo de mi petición, apuntó tres renglones después de haberle dado yo una larga explicación y me dijo que el C. Secretario se pondría en contacto conmigo para realizar una entrevista. Pedí entonces hablar con el C. Oficial Mayor, al cual solicité una entrevista, o con quien el designara, designó al C. Ibarra, cuya secretaria Cecilia me informó que esperara cinco minutos en la recepción, y que vendrían por mi para llevarme a su oficina. Me hicieron esperar durante 8 horas, al término de las cuales, la C. Cecilia me informó que el C. Ramos había abandonado el edificio. De regreso a casa redacté una carta dirigida a la Sección del Correo Ilustrado del diario La Jornada denunciando mi despido injustificado la cual se publicó el viernes doce. (ver) y otra al C. Ramos (ver)
El viernes 12 de diciembre se me negó la entrada al SIAP sin más. Asistí a la MMOyB, a la cual se me prohibió también entrar. 
El domingo 14 de diciembre entré al edificio de ExArzobispado, en el cual se encontraba un guardia adscrito al SIAP y un solitario trabajador, me asomé a verlo y le expliqué los problemas que podría tener por estar en el recinto sin testigos. Igualmente le informé al policía los problemas que podría tener por no contar con sustentos que avalaran su estancia en el edificio de ExArzobispado. Este policía era quien tenía las llaves del recinto y dejaba entrar a los trabajadores.
El lunes 15 de diciembre entregué las llaves de la MMOyB (ver), y me encontré tirada en el suelo una copia del oficio mediante el cual se anunciaba al personal del Servicio Meteorológico que yo ya no laboraba en el SIAP a partir del día 11 de diciembre (ver). Ese mismo día se publicó una semblanza mía y sobre mi relación con los mapas escrita por mi amigo Marcial Fernández en el diario El Economista (ver).
El día 16 de diciembre asistí al las oficinas de la Secretaría de la Función Pública, en las que se me informó que para reportar quejas debería hacer un escrito indicando las leyes y los artículos de las mismas que yo pensaba que se habían violentado durante este proceso. Igualmente hablé a las oficinas de la Dirección General del INAH para que me informaran sobre la situación del escrito que había entregado el día 10, y la secretaria de la Directora del INAH C. María Teresa Franco me informó que se había turnado al Dr. Baltazar Brito, Coordinador de la Biblioteca Nacional del INAH mediante oficio 2490-2014, el cual no había sido recibido todavía en la oficina del Dr. Brito. Posteriormente hablé a la Coordinación de Monumentos Históricos (CNMH) para ver si habían recibido mi escrito a lo cual respondieron negativamente, traté de hablar con del Coordinador C. Arturo Balandrano Campos. Envié el escrito a las secretarias de ambas coordinaciones, las cuales confirmaron la recepción.
Me dirigí entonces al OIC de Sagarpa pues tenía que indicar el correo en el que quería recibir las notificaciones, ya que había enviado mi escrito a través del correo institucional, con el cual ya no contaba. Me indicaron que debido a que les había enviado un segundo escrito el día 12 de diciembre (la carta al C. Ibarra) en la tarde se me enviaría la respuesta a correo electrónico particular. (ver).
Llamé más tarde al Dr. Brito, el cual amable y preocupado me dijo que él no tenía autoridad sobre el asunto, ya que el acervo pertenece a Sagarpa, y me comunicó que haría lo posible por solucionar el problema. Más tarde recibí una llamada del C. Balandrano, Coordinador Nacional de Monumentos Históricos (CNMH), el cual me indicó que efectivamente había un permiso para realizar la obra, a lo cual repliqué que efectivamente había habido un permiso para realizar la obra de restauración del edificio pero del exterior, pero no de la "remodelación" realizada al interior de la MMOyB. Fue muy grosero y despectivo y se negó a responder a mi pregunta sobre cuándo había sido la última vez que había asistido un inspector del INAH al edificio, yo requería saber si esto había sido después del 12 de noviembre día en el cual fui requerido en el SIAP para desarrollar el plan de trabajo. Me dijo simplemente que hablara con la Arq. Lara y que no me daría su teléfono, que lo buscara en Internet. Cabe señalar que la única autoridad que puede actuar para detener este atoropello a nuestro patrimonio histórico es la CNMH. Me dirigí entonces a las oficinas del C. Rafael Tovar y de Teresa en Chimalistac y pedí entrevistarme con él, o con quien él designara, que fue la Lic. María Teresa Córdova, secretaria de la Secretaria Particular del C. Tovar, expuse la situación a a Lic. y ésta me respondió que efectivamente habían recibido mi escrito del día 9 y que lo habían comentado el día anterior, sin resolución alguna. Le pedí que se hablara con el C. Balandrano para preguntar sobre la inspección y la obra, y me recibió un escrito para el C. Tovar (ver) exponiendo la situación, me pidió que le enviara fotografías y la bitácora de la obra. Le advertí que dada la situación, temía por mi integridad y la de los míos, pues leyendo esta crónica se podrá observar que todas estas personas se han comportado como la mafia, cubriéndose las espaldas unas a otras ante el crimen que se está cometiendo. Le envié un correo adjuntando la bitácora, al igual que al C. Balandrano, y le dije que de no actuar el INAH y el CNCA a la brevedad, haría esta situación del conocimiento de la opinión pública, mediante los medios masivos de comunicación ya que el camino institucional no ha funcionado... (aquí entraba la corrección, ver más abajo) Creo que queda claro el problema en el que se encuentran recinto y acervo y espero que en los medios masivos de comunicación haya una respuesta positiva anti mis situación laboral (la cual está perdida por los próximo siete años) y sobretodo respecto al estado deplorable en que se encuentra la mapoteca más importante de América latina,. Igualmente responsabilizo por mi integridad física a la C. Díaz, a la C. Ornelas, al C. Ibarra, al C. Bucio al C. Martínez, a la C. Franco y al C. Tovar ya que no están haciendo su trabajo, y si ami se despidió injustificadamente, si no hay impunidad en este país, deberán renunciar por no cumplir con sus responsabilidades para con los trabajadores además de destruir nuestro patrimonio. en este momento me dirijo a las oficinas de radio fórmula esperando este medio masivo de comunicación sea receptivo y nos ayude a solucionar el problema. 


Corrección hecha el 18 de diciembre de 2014
Finalmente el Lic. Tovar ha girado instrucciones para solucionar este problema, según me informó la Lic. María Teresa Córdova de la Secretaría particular del CNCA. Creo que queda claro el problema en el que se encuentran recito y acervo. Entregué en Radio Fórmula este blog, y espero mañana se sepa de este escándalo a nivel masivo.  y espero que en los medios masivos de comunicación haya una respuesta positiva y se conozca la injusticia sobre mi situación laboral, (la cual está perdida por los próximos siete años) y sobretodo respecto al estado deplorable en que se encuentra la mapoteca más importante de América Latina. 
Carlos Vidali Rebolledo (20141217, 12:28).

Twitter @cvidali
mmoyb.blogspot.com